martes, 12 de mayo de 2015

[cuento]Temporada de fresas (parte 2 de 4)



Temporada de fresas (parte 2 de 4)
Parte 2: "Acusaciones"

—¡ella es muy nueva y muy joven!¿crees que sea capas de hacer un buen trabajo al frente?—con voz histérica gritaba Margo
—Necesito que tu te quedes a cargo del hospital, y no la dejare en el campo de batalla solo se quedara en el hospital proposicional cerca para tratar a los herido de la guerra- le dijo con voz cálida el doctor Cuper.—...y ella se ofreció de voluntaria—con severidad dijo Dr. Cuper.

Esa mañana habían escogido a 13 enfermeras para ir atender a heridos en batalla, yo me ofrecí de voluntaria porque algo me impulso a hacerlo , sabia que era ser un paciente en un ataque , sabia bien que iba a ver todo el dolor que la guerra provocaba, esa cicatriz en mi espalda me lo demostraba.
Nos preparamos cargando material necesario en las camionetas, Margo no quería que fuera , ella siempre cuido de mi y tenia miedo a perderme, ya que le recordaba mucho a su hija, por eso se apego tanto a mi y yo a ella , pero teníamos que ver la realidad y no guiarnos por nuestros sentimientos, partimos sin despedirnos ya que decirnos adiós podría ser una mala señal y ser un adiós definitivo.
Al campamento estaba en un terreno que antes fuera de siembra, al rededor se veían los surcos de tierra seca,las casa de campaña de un color gris y con cruces rojas para que no fuera atacado el lugar.
Inmediatamente que llegue note a heridos de gravedad, que enfermeras y médicos hacían lo necesario para tratar de mantenerlos con vida, la mayoría con alguna perdida de alguna extremidad , hemorragias y dolor.
—ustedes 7 las más jóvenes se quedan aquí a ayudad—dijo señalándonos a  las chicas de entre 16 a 19 años—las demás sigan me , nosotros traeremos a los heridos que aun queda en el campo— como voz seria dijo el doctor.


Una enfermera de mayor rango , nos dio especificaciones , y empezamos a reorganizar , tratar de hacer espacio para los pacientes que llegarían del campo.
Mientras atendía heridas y aplicaba medicamentos , comenzaron a llegar mis compañeras y soldados cargando camillas y pacientes gravemente heridos, y cada chica que estaba disponible a atenderlo.
El Dr. Coper, fue el ultimo en llegar cargando una camilla con un joven con en el rostro cubierto de una manta llena de sangre.
—¡Catherine! acompáñame al pabellón de operaciones—me grito el medico
Corrí hasta el pabellón mientras otras 2 compañeras tenían todo listo para improvisar una operación .
—¿Que le ocurrió?—pregunte muy alarmada
—Este joven sufrió una lección grave en los ojos por una explosión de una bomba, la libro de milagro pero ahora esta muy delicado , a perdido mucha sangre...a perdido los ojos y ahora es ciego , sera un verdadero milagro si lo salvamos —hizo una pausa— Pero por mas mínimo que sea el porcentaje de salvarlo siempre hay que intentarlo—dijo el Dr. Coper mientras terminaba de alistase para empezar la operación.
El tiempo paso, pero al final no pudimos salvarlo , era un joven guapo , un poco mayor que yo, no pude evitar soltar alguna lagrimas , era casi de mi edad, el no merecía una muerte así...nadie merece morir en una guerra...nadie merece vivir en una guerra.
Justo cuando salí del pabellón un joven soldado , quería entrar , y nos quedamos viéndonos frente a frente, me queda perpleja era el mismo chico que acabábamos de atender y perder, el me miro fijamente ,sus ojos cafes castaños me miran con dolor.
—¡¿Donde esta Andrem?!-grito-¡¿Donde esta mi hermano?!-me grito
Mis labios se helaron , la garganta y la voz me pesaron tanto que no podía decir que su hermano gemelo murió. Solo pude mover la cabeza en forma negativa.
—...no puede se—dijo en un lamento doloroso y se cubrió la cara con ambas manos.
Quería abrazarlo y consolarlo , sabia el tipo de dolor que estaba pasando en ese momento, lo toque del hombro y me miro fijamente , en un movimiento brusco me tomo con amas manos en los hombros ,manchando de sangre y tierra.
—¡Tu eres la hija de Albrecht!-me grito con furia-¡eres hija de un Nazi¡-me sacudió con violencia
—¡ERES UNA NAZI!—me grito con odio y dolor





esta historia forma parte de:

Participo en:

Tema: época antigua 
Algo que debe aparecer: persona ciega

3 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me esperaba que el ciego sobreviviera, jo... Lo del gemelo me ha dado muchísima pena, no sé por qué exactamente. También la pobre Catherine y la respuesta del hermano, supongo que movidos por la rabia de haber perdido a su hermano, me ha hecho sentirme incómoda, como con vergüenza ajena. Gritar eso en un hospital con heridos por la guerra...
    Espero el siguiente capítulo.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Qué final más impactante! Estoy como Gema, yo también me esperaba que el chico ciego sobreviviera.

    En cuanto a la forma, de nuevo te aconsejo que revises el texto. Hay algunos errores menores que es fácil pasar por alto en la redacción (yo ya corregí el mío por tercera vez jajaja, prometo dejarlo en paz): hay espacios antes de las comas que habría que quitar, faltan algunas mayúsculas, algunas cuestiones de ortografía (tildes, por ejemplo) y de tipeo (escocido en lugar de escogido), etc.

    Fuera de eso, tu relato es muy visual, realmente pude imaginarme la escena de caos y sangre en que se mueve Catherine. Le admiro el valor de presentarse como voluntaria, yo no tendría estómago para eso (aunque es cierto que cuando no queda otra, no queda otra).

    Me gustó mucho, saludos!

    ResponderEliminar
  3. Holaaaa! Me gusta ver cómo el personaje principal va madurando a medida que van sucediendo los hechos. Al igual que Denise, me ha parecido muy valiente.
    Yo tampoco esperaba que muriera y el final me ha dejado atónita :O
    jaja
    Un beso!

    ResponderEliminar

¡gracias por leerme y gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...